Sucesos 26/01/2020 11:19 am

“Su corazón aún palpitaba y lo llevé al CDI porque quería salvarlo”


Rodolfo Salazar entró al cañaveral en medio de las llamas y logró rescatar a su nieto de 10 años. El corazón del niño aún palpitaba, pero en un CDI a escasas cuadras del lugar de la tragedia no recibió atención. Lo trasladaron al hospitalito de Cagua, sin embargo, el menor falleció minutos después de su ingreso.

Cagua. “Agarré su cuerpo. Su corazón aún latía. Le di un masaje y tomó un respiro. Quería salvarlo”. El relato es de Rodolfo Salazar, abuelo de José Salazar, una de las 11 víctimas fatales tras producirse un incendio en un cañaveral en el sector La Carpiera, en Cagua, municipio Sucre del estado Aragua.

La imagen de Salazar con su nieto en brazos recorrió las redes sociales y corroboró la magnitud de la tragedia.

Tragedia que padeció Rodolfo mientras caminaba y llevaba a su nieto en brazos hasta un Centro de Diagnóstico Integral muy cercano al lugar de los hechos. Allí ni siquiera le brindaron los primeros auxilios.

«Los bomberos nos llevaron rumbo al hospitalito de Cagua, pero el carro se accidentó», contó Rodolfo. Luego de dos intentos por encender la unidad, finalmente llegaron al centro asistencial de la zona, en donde ingresó José.

“Fallece en la entrada”, cuenta el abuelo del niño de 10 años, quien aún no sale de su asombro.

Su familia solo quiere que le entreguen el cuerpo del menor para velarlo en casa. Viven en la calle Rómulo Betancourt, de la Carpiera.

Este jueves 23 de enero, por razones que aún no han sido esclarecidas totalmente por los organismos del Estado, hubo un incendio en un cañaveral que colinda con los patios del sector La Democracia, en La Carpiera del municipio Sucre. Eran las tres de la tarde aproximadamente.

De pronto, los gritos de algunos vecinos alertaron al resto de la comunidad.

“Las llamas eran inmensas, el viento las trajo hasta el patio de las casas y la candela los arropó”, dijo Julio Celis, un vecino del sector, quien con lágrimas en los ojos, contó cómo los propios residentes y familiares se arriesgaron para sacar a los muchachos que se encontraban en el cañaveral.

Estaban sacando varillas de la caña para hacer papagayos, pero la candela los sorprende. Nos metimos a sacarlos, pero la mayoría estaba grave, apenas duraron una hora más con vida desde que logramos llevarlos al hospital”.

Celis certifica la versión de que los siete primeros cuerpos sin vida fueron rescatados por los propios vecinos. Fueron colocados en el pavimento, mientras llegaban las unidades de rescate. Los funcionarios bomberiles sacaron a otros cuatro menores, aún con vida, que fueron trasladados al hospital de Cagua. Dos de ellos, por la gravedad de las quemaduras, fueron remitidos con urgencia al hospital Central de Maracay.

Uno resistió pocas horas, pero aproximadamente a las 10 de la noche falleció. El otro menor murió la mañana de este viernes.

Celis cuenta que es normal que los niños y adolescentes se adentren en los cañaverales a jugar, a buscar caña y a cazar conejos que salen de sus madrigueras en tiempo de zafras. Así ha sido por generaciones. Esta vez la historia fue distinta.

Cristian Mejías, padre de otra de las víctimas, aguardaba en la sede de la morgue del Cicpc en Caña de Azúcar por el cuerpo de su hijo, Kelvin Rodríguez, de 12 años.

Estaba trabajando cuando recibí una llamada. Corrí al lugar pero ya al niño lo habían llevado al hospital de Cagua muy grave. Por eso se lo trajeron al Hospital Central. Allí le dio un paro respiratorio”.

Mejías logró reconocer a su hijo, por una cortada en un dedo de uno de los pies. El menor estudiaba 3er año de bachillerato.

Cristian aún no sabe qué ocurrió, porque hay versiones que sostienen que los adolescentes cazaban animales silvestres. Lo que sí reconoce es que muchas veces los jóvenes entraban a los cañaverales a buscar caña para comer. “A veces el alimento es duro encontrarlo”.

Entre las 11 víctimas fatales está otro adolescente de 14 años. Su padre casi no logra hablar. Solo conduce a los periodistas hasta la sala de su casa, en donde muestra, entre el llanto, las muchas fotografías y trofeos de Erickson Plaza, su hijo mayor.

Osman Israel Plaza trabajaba mientras su hijo, un prospecto de beisbol y jugador desde los cuatro años de edad, era arropado por las llamas.

Además del dolor, tanto los familiares de las víctimas como residentes del sector coinciden en que es la primera vez que ocurre algo de esta magnitud.

También les resulta extraño que este incendio se haya producido casi al mediodía. Es muy común que las quemas en los cañaverales en épocas de zafra, como la que se inició en Aragua desde el pasado 3 de enero, se produzcan en horas de la tarde noche.

Los familiares y vecinos solo piden poder velar a sus deudos en sus casas. Allí mismo en donde murieron: a escasos metros del cementerio de La Carpiera.

Los periodistas que acudieron desde temprano a la morgue del organismo policial fueron desalojados por funcionarios. A partir de allí, no se permitieron más ingresos de los medios de comunicación, salvo los oficialistas, quienes fueron los únicos —aparte de un medio regional— presentes en una rueda de prensa que ofreció el gobernador de Aragua, Rodolfo Marco Torres, desde la sede.

Pese a la restricción, Crónica.Uno tuvo acceso a las breves declaraciones del mandatario regional, en las que reiteraba el apoyo que su administración les ha brindado a los familiares de las víctimas.

“Desde las cinco de la mañana se llevan a cabo las experticias técnicas en el cañaveral y el Ministerio Público designó fiscales para que lleven a cabo las investigaciones. Mientras tanto, nuestro gobierno y la alcaldesa de Sucre, Miriam Pardo, han estado en el lugar de los hechos atendiendo la emergencia”, dijo Marco Torres.

Por su parte, el Servicio Autónomo de Protección y Atención al Niño, Niña y Adolescente del estado Aragua, a través de su cuenta en Twitter, advierte que está “prohibido la publicación de fotos o videos de niños, niñas y/o adolescentes involucrados y afectados en hechos Trágicos en el Municipio Sucre”.

Esta es la lista de las víctimas, todas menores de edad —a excepción de dos jóvenes morochos, de 18 años— quienes presentaron quemaduras de segundo y tercer grado en 90 % y 95 % de sus cuerpos.

Denyer Eduardo Maicán Ramos, 13 años.
Rainer Alexander Carrasquel Calderón, 15 años,.
Erickson Omar Plaza Figueroa, 14 años
Jhonaiker Alexander Raya González, 15 años.
Junior Eduardo Figueroa Abreu, 12 años.
Jackson Jesús Rivas Figueroa, 13 años.
José Abraham Salazar Díaz, 10 años.
José Gregorio Carrasquel, de 12 años.
Kelvin Rodriguez, de 12 años
Otniel José Rangel Ramos, 18 años.
José Otniel Rengel Ramos, de 18 años.

El fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, comisionó a un grupo de fiscales para esclarecer los hechos respecto al incendio ocurrido en horas de la tarde del 23 de enero en Cagua (Aragua).

Related Posts

Encuesta

¿Usted considera que un hipotético cambio de gobierno en Venezuela sería?

Ver los resultados

Cargando ... Cargando ...