Hoy es miércoles, 12 diciembre 2018  /   Última actualización: 10:06 pm
Opinión 31/08/2018 2:05 pm

Control total

La situación actual de nuestro país y los últimos acontecimientos me hacen recordar una película que me gusta mucho por su acción y suspenso durante todo el desarrollo de la misma llamada “Control Total”,  dirigida por D. J. Caruso y protagonizada por Shia LaBeouf y Michelle Monaghan, en la cual una mega computadora que quiere tomar el poder en los Estados Unidos utiliza bajo amenaza a estos dos personajes para realizar todas las acciones que tenía previstas para llevar adelante su plan controlando totalmente las actividades de estos personajes, desde sus teléfonos, pasando por sus autos y hasta sus relaciones.

Las últimas medidas, que son aparentemente económicas, pero en realidad son medidas políticas con un fin oculto tienen como propósito el control total de la población y sus acciones. El exagerado incremento del salario, el registro en el sistema patria de los propietarios de vehículos y de los trabajadores con el supuesto objetivo de pagar el diferencial del salario aprobado, aparentemente son medidas para aliviar la gran devaluación y la criminal hiperinflación desatada por este desgobierno de Nicolás Maduro, pero ciertamente hay un objetivo oculto que es el de controlar y someter a la población a sus intereses perversos. Lo que busca con esas medidas es crear mayor dependencia de la que ya tiene la población con el Estado y, en la medida que la gente dependa para sobrevivir de este estado forajido se le dominará con facilidad.

Si para sobrevivir todos los habitantes dependemos del desgobierno, porque si necesito alimentarme, suministrar combustible a mi vehículo o cobrar mi salario para resolver las necesidades primarias de mi familia, debo contar con el aporte del ente administrativo estatal; a nadie se le va a ocurrir rebelarse, protestar y mucho menos alzarse contra el régimen porque su sobrevivencia y la de su familia dependen totalmente de la bondad (o maldad) del ente gubernamental. Es decir, todas las acciones que desde la fuerza opositora al régimen se puedan plantear, quedarán opacadas o anuladas, ya que la población no las apoyará por miedo (o terror) al poder del Estado.

Ante este panorama ¿qué hacer? Desde mi perspectiva la única salida que tenemos los venezolanos para contrarrestar el control total que el régimen quiere imponer, es la resistencia a las imposiciones a través de la desobediencia civil. Bien decía Mahatma Gandhi: “la desobediencia civil se convierte en un deber sagrado cuando el gobierno se vuelve ilegal y corrupto”. Nosotros en Venezuela podemos agregar que el régimen no solo es ilegal y corrupto, sino criminal y genocida. Por tanto, la propuesta es desobedecer esas imposiciones. ¿Cómo? No acudiendo a registrarse en el sistema patria y cuando tengan la intención de discriminar a quienes no acudieron a ese llamado se van a encontrar con la mayoría de la población desobedeciendo y a ellos imponiendo medidas en contra de la mayoría de la población lo que los desnudaría como una tiranía que se quiere imponer con la fuerza, la represión y la imposición.

Entiendo que esas propuestas pueden generar miedo en la ciudadanía, pero debemos superar el miedo y actuar con valentía y osadía. Si no superamos el miedo, nos dominarán fácilmente y después que estemos completamente dominados será mucho más difícil liberarnos de este yugo totalitario.

Pablo Martínez Reques

Directivo del CPV y dirigente de LCR

Related Posts

Encuesta

¿A casi un año de su elección cómo califica la gestión de la ANC?

Ver los resultados

Cargando ... Cargando ...