Hoy es miércoles, 12 diciembre 2018  /   Última actualización: 10:06 pm
Altos Mirandinos 05/12/2018 4:09 pm

Parranda de San Pedro: hace cinco años declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

La Parranda de San Pedro es una manifestación popular religiosa y festiva que se celebra en el estado Miranda, desde principios del siglo XIX.

La Parranda de San Pedro es una manifestación popular religiosa y festiva que se celebra en el estado Miranda, desde principios del siglo XIX.

Según la historia, en los tiempos de la esclavitud, existió una mujer llamada María Ignacia a quien se le enfermó su hija Rosa Ignacia. Ella intentó curar a la pequeña con los remedios recomendados por el curandero, sin embargo, no sanaba, lo que la llevó a inclinarse frente a la imagen de San Pedro y pedirle que le salvara a su hija. La promesa por ese milagro sería bailarle y cantarle todos los 29 de junio. Su hija sanó e Ignacia cumplió.

Años más tarde, María Ignacia enfermó gravemente y desde su lecho de muerte le pidió a su marido continuar con el cumplimiento de la promesa, por lo cual debía usar la vestimenta que ella usaba y llevar en brazos una muñeca de trapo negra, que representa a su hija curada.

Tal como lo prometió, el marido continuó con la promesa, se vistió como ella y cada 29 de junio le hacía el baile a San Pedro, en agradecimiento por la sanación de su hija.

Los preparativos de esta festividad se inician varios meses antes de junio cuando los parranderos ensayan música, cantos y bailes, renuevan el vestuario y designan a las personas que van a encargarse de las actividades..

En la tarde del 28 de junio los miembros de cada parranda,vistiendo su ropa cotidiana, encierran sus respectivas imágenes de San Pedro en las Iglesias de Santa Cruz de Pacairigua, en la población de Guatire, y en la Catedral de Nuestra Señora de Copacabana, de Guarenas; donde inician el llamado Velorio con el canto de coplas alusivas al Santo que se prolonga hasta las doce de la noche.

El 29 de junio, día de San Pedro, luego de la misa cantada en la iglesia, con la bendición y el permiso otorgado por el sacerdote, los parranderos con el rostro pintado de negro, sacan al santo a las calles y junto a la comunidad las desbordan con alegría y entusiasmo.

Al ritmo de la música los parranderos van bailando la imagen de San Pedro, con el objeto de rememorar la tradición oral según la cual el Santo sanó a la hija enferma de la esclavizada María Ignacia. Durante el resto del día, visitan casas de viejos parranderos que han contribuido al legado histórico y cultural de esta manifestación, así como de promeseros que abren sus hogares al Santo y a los parranderos.

Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad  

Desde hace algunos años, aproximadamente del 2008 en adelante, Venezuela se ha sumado al grupo de países que unen esfuerzos para promover la salvaguardia de las expresiones del patrimonio cultural inmaterial de los pueblos del mundo.

Las declaratorias obtenidas en los últimos años han sido producto de los significativos avances logrados, gracias al trabajo en unión con comunidades del territorio nacional, para lograr la ejecución de investigaciones con la finalidad de presentar a consideración de autoridades y expertos internacionales diversas expresiones  culturales del país. En este caso la Parranda de San Pedro.

Luego de analizar más de 31 candidaturas, presentadas por 46 países, el Comité Intergubernamental de la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Inmaterial de la Unesco hizo público el 5 de diciembre de 2013 su veredicto desde la ciudad de Bakú, capital de Azerbaiyán, donde declara a la Parranda de San Pedro como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Este año 2018, Venezuela celebra cinco años de esta declaratoria y reconoce la Parranda de San Pedro, representación y reconocimiento a la expresión creadora popular del país y de Latinoamérica.

Miguel Alciro Berroterán, miembro de esta Parranda manifestó sentirse orgulloso de sus raíces y creencias, al tiempo que describió la experiencia vivida en Asia como única e incomparable. “Como no sentirse orgulloso de tan majestuosa representación cultural, no sabría describir lo emocionante de estar en aquel lugar y recibir tan significativa condecoración, fue una experiencia maravillosa e inolvidable”.

Agregó que el profesor Benito Irady es una ficha fundamental en estos procesos,  “pues se ha preocupado por reconocer la cultura del país”. (Prensa Gobernación de Miranda/Secretaría de Cultura

Related Posts

Encuesta

¿A casi un año de su elección cómo califica la gestión de la ANC?

Ver los resultados

Cargando ... Cargando ...